Adviento

Estimada Comunidad Educativa:

Con la alegría de la espera al nacimiento del Señor, estamos despidiendo este año 2020 y queremos hacerles participe de esta gran noticia que se aproxima y que anunciaron hace siglos los profetas. Por tanto, el Señor mismo os dará esta  señal: He aquí que una virgen concebirá, y dará a luz un hijo y llamará por nombre Emanuel.” Isaías 7, 14

En este tiempo les invitamos a vivir la oración, la generosidad y la solidaridad, con estos gestos preparar nuestro corazón para vivir la Navidad.

El Adviento (en latín: adventus Redemptoris, ‘venida del Redentor’) es el primer período del año litúrgico cristiano, y consiste en un tiempo de preparación espiritual para la celebración del nacimiento de Cristo.

Este periodo tiene una duración de cuatro semanas, que comienza el último domingo de noviembre y termina con la celebración de la fiesta de la navidad. Los domingos de Adviento, la familia o la comunidad se reúnen en torno a la corona de Adviento, encendiendo cada domingo una vela de color morado, siendo el tercer domingo su vela rosada que nos indica que ya está próximo el nacimiento del Salvador.

Los invitamos a que como familia puedan preparar su hogar para esta festividad, les dejamos unas actividades que les puede ayudar a la reflexión en familia.

NAVIDAD, “NATIVIDAD DEL SEÑOR”

Compartimos con uds y sus familias un cuento sobre el origen de la Navidad:

«Hace muchos, muchos años, Dios envío al arcángel Gabriel a visitar a María, una dulce doncella judía. Gabriel tenía un mensaje para María: “Vas a tener un hijo y se llamará Jesús, será llamado Hijo del altísimo y reinará para siempre”.

¿Cómo puede ser? – Preguntó María – si no he estado con ningún hombre. Y el arcángel le dijo que aquel niño era “el hijo de Dios”.

María estaba prometida con un carpintero, de nombre José, quien al principio no creyó la historia de María y el bebé que llevaba dentro. Sin embargo, el ángel se le apareció en sueños y le contó lo sucedido.  Desde entonces decidió estar al lado de María. Era 24 de diciembre y María y su esposo José iban de camino a Belén tal y como había ordenado el emperador romano Cesar Augusto.

José iba caminando y María, a punto de dar a luz a su hijo, sentada en un burro. A su llegada a Belén, María y José buscaron un lugar para alojarse, pero llegaron muy tarde y todos los lugares que daban alojamiento estaban completos. Finalmente un buen señor les presto su establo para que pasaran la noche. José preparo con paja un lugar para que María durmiera, lo que ninguno de los dos imaginaba era que ese sería el momento del nacimiento del niño Jesús.

Y así nació Jesús, en un establo, su madre la virgen María lo puso sobre un pesebre, el lugar donde comían los animales. Al caer la noche, en el cielo apareció una estrella que iluminaba más que las demás estrellas y se situó sobre el lugar donde había nacido el niño.

Muy lejos de allí, en oriente, tres sabios astrólogos de la época; Melchor, Gaspar y Baltasar, sabían que esa estrella indicaba que un nuevo rey había nacido. Los tres sabios a los que conocemos como “Los tres reyes magos”, fueron siguiendo la brillante estrella hasta el pesebre de Belén para visitar a Jesús.

Muy lejos de allí, en oriente, tres sabios astrólogos de la época; Melchor, Gaspar y Baltasar, sabían que esa estrella indicaba que un nuevo rey había nacido. Los tres sabios a los que conocemos como “Los tres reyes magos”, fueron siguiendo la brillante estrella hasta el pesebre de Belén para visitar a Jesús.»

A todas las familias de nuestra Comunidad Educativa le deseamos una feliz Navidad, llena de esperanza, de amor y que Jesús viene a vivir en nuestros corazones, transforme sus tristezas en alegría, sus desesperanzas en esperanzas y a todos los que se sienten vacíos por la pérdida de un ser querido les llene ese espacio con la fortaleza y la fe de que vendrán  tiempos mejores.

 1,140 Visitas