NOVENA A SANTA TERESA DE LOS ANDES

Estimada Familia Juanita Fernández Solar: durante este mes de Julio les invitamos a conectarse con Santa Teresa de los Andes patrona de nuestra Comunidad Educativa. Nuestro proyecto Educativo está sustentado en los valores evangélicos que Jesús mismo nos enseño y que Juanita Fernández los hizo suyos poniéndolos en práctica  en todos los momentos de su corta vida. Su mensaje de amor a Dios y al prójimo la llevó a la santidad y a nosotros nos invita a salir airosos y fortalecidos ante las dificultades  si ponemos todo en manos de nuestro padre Dios.

Para lograr durante este mes conectarnos con ella les invitamos a unirnos en oración instancia donde podremos conocer hechos importantes de su vida  y de su espiritualidad. Esta oración comunitaria la empezaremos el lunes 13 de Julio día de su nacimiento a las 21:00 horas. En estos tiempos de pandemia es necesario poner nuestra esperanza y confianza  en Dios.

“Tú supiste contemplar a Dios en las cosas sencillas de la vida”

Novena a Teresa de los Andes

A continuación:

  • Cada día una reflexión para meditar unos minutos
  • Rezamos un Padrenuestro, Ave María, Gloria.
  • Y la oración del día.

Primer día de la novena

«Cristo, ese loco de amor, me ha vuelto loca».

¿Quién es Teresa de Los Andes?

Juanita Fernández Solar fue una sencilla joven chilena, alegre y deportista, que tomó el nombre de Teresa de Jesús al ingresar al convento de carmelitas descalzas. Había nacido en Santiago el 13 de julio del año 1900 y a los 14 años experimentó la llamada a servir a la Iglesia a través de la oración contemplativa en la vida monástica. A los 17 años expuso su ideal de «sufrir y orar» y, con 18 años, ingresó al monasterio de carmelitas descalzas en Los Andes, porque su pobreza le habló al corazón. Le ilusionaba saber que su oración y sacrificio servirían para mejorar y purificar al mundo, y como mujer enamorada solía decir: «Cristo, ese loco de amor, me ha vuelto loca».

Teresita no alcanzó a vivir ni un año en el convento, pues murió el 12 de abril de 1920, días después de hacer su profesión religiosa in articulo mortis. . Las religiosas que convivieron con ella aseguraban que había entrado ya santa, pues desde muy joven vivió profundamente su fe. Fue beatificada por san Juan Pablo II durante su visita a Chile, el 3 de abril de 1987 y canonizada en Roma, el 21 de marzo de 1993

Segundo día de la novena

“Un alma unida  e identificada  con Jesús lo puede todo.”

Santa Teresa de Los Andes, un faro en la coyuntura de la crisis sanitaria

Ella vivió el tiempo de la gripe española y murió de tifus y difteria, a los 19 años. Su vida resplandece como ejemplo perfecto de que unirse al dolor de Cristo, por medio de la oración, significa, al mismo tiempo, unirse al prójimo que sufre. En el año del centenario de la muerte de Santa Teresa de Los Andes, 1920 2020,  el Papa Francisco concedió celebrar un año de Gracia Jubilar, declarando al Santuario de Teresa de Los Andes y a todos los monasterios de Carmelitas Descalzas en Chile, Templos Jubilares. Así, desde el 13 de julio de 2019 al 13 de Julio de 2020, se abriría la Puerta Santa del Santuario de Auco, donde se encuentran sus restos, para peregrinar y obtener la indulgencia plenaria,  Pero muchas de las actividades programadas no se han podido realizar a raíz de la pandemia que nos aqueja y la invitación es a rezar en este tiempo de jubileo en familia.

Tercer día de la novena

“Yo no soy yo la que vivo sino Jesús”

Modelo de entrega y amor a Dios

Teresita tomó la decisión de vivir la vida que Dios quería para ella y no permitió que la vida la obligara a otra cosa. Ella escuchaba su interior y este tiempo es un llamado a escuchar en el silencio. Teresita conoció su nada hasta llegar a sentir que no era digna de la misericordia de Dios. Este es tiempo de oración y, Es momento de preguntarnos qué me suscita el otro con su conducta, entender, perdonar y amar».»Teresita estaba dispuesta a la obra del Señor, con confianza plena”.  Ella nos enseña que debemos acoger el dolor con amor. Que el dolor no nos aplaste. Esto es algo difícil de comprender para quien no tiene a Dios.

Cuarto día de la novena

“Qué importa sufrir cuando se ama”

Teresa de los andes, fuerte ante el dolor

Juanita invita a los jóvenes de hoy a gozarse de la vida con lo que nos toca vivir. Siempre queremos que todo nos resulte bien y rápido, lo que muchas veces trae frustración y sufrimiento; Teresita nos enseña otro camino y uno que a ella le costó mucho. Ella tenía un carácter a veces caprichoso y debió aprender a dominarse, controlarse. Eso requirió mucho esfuerzo de su parte»,  Desde ese esfuerzo supo que  unirse al sufrimiento de Cristo, por medio de la oración, significa al mismo tiempo, unirse al prójimo doliente. En estos días de crisis social y sanitaria que estamos viviendo como país, nos podemos preguntar ¿cómo podemos vivir este tiempo de dolor? Teresita nos recuerda que el dolor se puede vivir en comunión o en unión íntima con Cristo. En la vida hay dolores y sufrimientos que no son pedidos ni deseados, tampoco libremente elegidos. Ante estos dolores, la fe nos llama a creer en un Dios que Él mismo se ha hecho dolor, que en el mismo hecho del dolor llama al ser humano a salir de sí mismo, a liberarse de las cadenas que le impiden vivir su libertad, a ser compasivo con el dolor ajeno, a entregarse sin reservas en el misterio de su amor.

Quinto día de la novena

“Vivir siempre muy alegres. Dios es alegría infinita”

El ejemplo de la vida de Teresita sigue siendo hoy una enseñanza y un desafío.

Nos mueve a unirnos al sentimiento común del dolor humano y se nos  interpela para que podamos ser capaces de vencer nuestro propio ego, nuestro egoísmo.  La pregunta es ¿Qué puedo hacer durante este tiempo para que mi propio dolor se vuelva amor y servicio concreto para otras personas, especialmente para los que más sufren?».

Vivir la Eucaristía

Sexto día de la novena

“Mi espejo ha de ser María, puesto que soy su hija debo parecerme a ella”

«Teresita vivió el tiempo de la gripe española: un guiño de casualidad»

Desde el convento de Corpus Christi, en Cádiz, España, una  carmelita nos dice: «Ama, no dramatices, vive y deja vivir», «encuentra paz donde se ensanche el alma», «mira dentro de ti mismo, el más amplio espacio para expandirte y ser feliz está en tu corazón, no necesitas espacios externos, sino andar con holgura en tu propio mundo», «baila, para canalizar la energía», «dale cabida a la creatividad, escucha tus propias inspiraciones y encuentra la belleza de la que eres capaz», «el único terreno que realmente te pertenece eres tú mismo: tus pensamientos, palabras y emociones; no controles, contrólate» y «no mates el tiempo, porque eso es matar la vida».

Séptimo día de la novena

“Es tan rico dar”

Teresa de Los Andes en su aniversario, en que la santa chilena «en su vida tuvo que vivir la epidemia de la gripe española, como ahora nosotros sufrimos la del coronavirus. Parece un ‘guiño de casualidad’ que ella pueda entender perfectamente la penuria por la que atraviesa actualmente el mundo, ese mundo por el que quiso entregar su vida. Teresa llegó lejos moviéndose poco y desde su silencio ha tenido una proyección muy grande. En la sencillez de esta joven mística podemos descubrir el valor de la autenticidad como forma de realización personal: Juanita fue ella misma, no aspiró a ser otra cosa sino lo que tenía que ser, pero llevado a cabo con veracidad, entereza, amor por los demás y deseo de trabajar por el bien para todos.

Octavo día de la novena

“Qué importa sufrir cuando se ama”

Teresa es un faro de luz, porque su camino de plenitud evangélica es accesible a todos. Para el hombre contemporáneo, acosado por la velocidad de los cambios sociales y a veces confundidos ante tantas ideas que pueden ser ambiguas, la sencillez de la vida de Teresa, equilibrada y diáfana, pero apasionante por trascender lo pequeño al infinito, es un ejemplo de que siempre es posible y accesible la felicidad cuando se vive con amor a Dios y al prójimo.

Noveno día de la novena

“En Dios todo lo puedo”

»El ejemplo de la vida de Teresita sigue siendo hoy una enseñanza y un desafío porque al unirme al sentimiento común del dolor humano se nos interpela para que podamos ser capaces de vencer nuestro propio ego».

 608 Visitas