Pentecostés

La Fiesta de Pentecostés es una celebración muy importante, ocurre cincuenta días después de Pascua de Resurrección. Esta celebración representa la relación existente entre la Resurrección de Cristo, su Ascensión y la venida del Espíritu Santo.

Es bueno tener presente, entonces, que todo el tiempo de Pascua es, también, tiempo del Espíritu Santo, Espíritu que es fruto de la Pascua, que estuvo en el nacimiento de la Iglesia y que, además, siempre estará presente entre nosotros, inspirando nuestra vida, renovando nuestro interior e impulsándonos a ser testigos en medio de la realidad que nos corresponde vivir.

ORACION AL ESPIRITU SANTO

Oh Espíritu Santo, Amor del Padre, y del Hijo,

Inspírame siempre
lo que debo pensar, lo que debo decir,
cómo debo decirlo,  lo que debo callar, cómo debo actuar,
lo que debo hacer, para gloria de Dios,
bien de las almas y mi propia Santificación.

Espíritu Santo,
Dame agudeza para entender, capacidad para retener,
método y facultad para aprender, sutileza para interpretar,
gracia y eficacia para hablar.

Dame acierto al empezar, dirección al progresar
y perfección al terminar.
Amén.

Pentecostés nuevamente nos encuentra   en una situación muy particular. Nosotros también estamos encerrados como los discípulos. También tenemos miedo y necesitamos de la presencia de Jesús que nos reconforte, nos anime, nos saque el miedo, nos devuelva la esperanza.

Como Comunidad Educativa los invitamos a celebrar esta fiesta tan importante para la Iglesia, desde nuestros hogares. Hoy nuestra casa es nuestro lugar de santidad y esto nos inspira, nos empuja  a vivir la santidad sencilla, la de todos los días, esa que nos invita a tenernos paciencia, a esperarnos, a comprendernos, a ayudarnos, a levantarnos el ánimo, a convivir en armonía. 

Hagamos que en este Pentecostés se encienda la llama de la santidad en nuestros hogares, que no es otra cosa que la llama del amor. Dejemos que el Espíritu lime nuestras asperezas, nos regale paciencia, fortaleza, sabiduría, consejo, entendimiento, piedad, ciencia y entusiasmo para seguir viviendo esta situación que nos toca vivir.

Dios está y se hace presente hoy entre nosotros.

Encuentra el camino para que ambos signos del Espíritu Santo se reencuentren.

 1,173 Visitas